→ Honorarios a 1 céntimo / by Javier Sánchez-Matamoros Pérez

VEH arquitectos publican en su web su última aventura:

Queremos compartir con vosotros nuestra última "aventura", se trata de un intento por defender nuestra profesión que nos ha convertido en protagonistas de una historia casi increíble.

Los hechos ocurridos han demostrado que no existen límites en estos momentos. Tras presentarnos a un concurso al que fuimos invitados por el Organismo que lo convocaba (una Sociedad de capital únicamente público), hemos sido adjudicatarios del mismo. Podría tratarse de un final feliz, pero la realidad dista mucho de la felicidad.

[...] 5 días después de la entrega, la Sociedad Pública que convocaba el concurso, decidió sentar unas bases para la adjudicación... pero, ¿después de entregar las propuestas...? Las bases: sobre 100 puntos, 50 puntos los honorarios más bajos, los otros 50 puntos la relación porcentual más baja entre los honorarios y el PEM, es decir, los honorarios más bajos una vez más... Valoración de la propuesta técnica; 0 puntos. Después de esta información recibida por e-mail, 10 días para modificar las propuestas presentadas.

Tras reflexionar, decidimos ganar el concurso, se trataba de cobrar menos, pues eso haríamos, tal vez así, alguien se daría cuenta de lo ridículo de la situación. Estábamos seguros que nuestro gesto no alcanzaría más repercusión que la sorpresa del jurado, y después de sorprenderse pasarían a la siguiente propuesta. Pero la realidad una vez más supera a la ficción, nuestro honorarios, 1 céntimo proyecto y 1 céntimo dirección de obra fueron los ganadores del concurso. Incluida reunión en el Ayuntamiento para concretar los "detalles" con autoridades municipales... Todo por 1 céntimo.

Como resultado de la reunión se decidió que debíamos justificar la viabilidad técnica y económica de la propuesta y entregar un aval, en función de los honorarios máximos... porque, con esos honorarios, ¡¡cómo iban a estar tranquilos de que fuéramos a cumplir plazos!!.

Nuestra respuesta ha sido simple, unas palabras, que adjuntamos a continuación, narrando los hechos que hablan por si mismos y solicitando un concurso en condiciones. En el que se premie la mejor propuesta arquitectónica, que es de lo que debe tratarse un concurso y no de un regateo de mercadillo.

Como resultado de todo esto, una noticia en la prensa y seguramente poco más... Aunque no cesaremos en el intento de que se reconozca nuestro trabajo como se merece.

Una situación muy apropiada para un día como hoy, 28 de Diciembre día de los Santos Inocentes, de no ser porque es completamente cierta y demuestra, una vez más, el lamentable estado de salud del que goza nuestra profesión.

Source: http://veharquitectos.es/index.php/varios/